Tras unos días de reflexión después de la Junta de Accionistas celebrada el 28 de mayo, Jesús Martínez Loira ha tomado la decisión de preservar las ideas con las que nació La Blanquiazul(UNION, FÚTBOL, RIGOR, ORGULLO y DEPORTIVISMO) y que defendió en su etapa como candidatura al Consejo de Administración del Real Club Deportivo de La Coruña S.A.D., cerrar dicha etapa e impulsar desde este momento personalmente la transformación de La Blanquiazul en una fundación de interés gallego, independiente, sin ánimo de lucro y con personalidad jurídica propia.

Martínez Loira donará sus acciones del Real Club Deportivo a esta fundación y desde ella quiere “promover la unión de los deportivistas y que una mayoría del Dépor pase a ser de todos para siempre”. El objetivo inmediato es crear un espacio de reflexión y un punto de encuentro desde el que impulsar y seguir insistiendo en la necesidad real de unión de todo el deportivismoy trabajar por otros ideales compartidos por muchos deportivistas.

En su constitución, además de la denominación exacta, naturaleza, domicilio, objeto, finalidad y dotación inicial, se definirán las reglas para la aplicación de las rentas a los fines fundacionales, para la determinación de sus beneficiarios y para la participación de todos los deportivistas que compartan la iniciativa, además de la designación del patronato inicial.

Después se tramitará el expediente de declaración de interés gallego e inscripción en el Registro de Fundaciones de Interés Gallego, para someterse así a toda la normativa que resulte de aplicación, y especialmente a sus obligaciones de dar publicidad suficiente de su objeto y actividades, ausencia de ánimo de lucro en sus actividades y proyectos, así como la presentación anual de la documentación contable y plan de actuación ante el protectorado que se designe.

Dentro de las actividades a desarrollar por La Blanquiazul se elaborará un programa anual y plurianual de actuacionesque buscará la participación de distintos agentes sociales. Dicha fundación será posible gracias a la colaboración desinteresada de muchos deportivistas, empresas, simpatizantes, voluntarios y otras instituciones.

Tras agradecer la participación de los deportivistas que confiaron y colaboraron con La Blanquiazul, y en especial la de todas y cada una de las personas que integraron y apoyaron la candidatura haciendo un trabajo del que siempre estarán orgullososy que ha sido puesto públicamente a disposición del Club, se abre ahora un período de trabajo independiente para redactar los estatutos y definir con detalle el objeto y las finalidades principales de la nueva fundación, que estará a disposición de todo el deportivismo y preservará la filosofía y esencia con las que nació La Blanquiazul.

Unidad, fútbol y rigor.

¡FORZA DÉPOR!